BASES DOCTRINALES
•  
Art. 5º DE LA DOCTRINAS DE FEMI.PA : La Fundación profesa la siguientes doctrina basada en las
Sagradas Escrituras:
1º. Creemos en la inspiración verbal y plenaria de las Sagradas Escrituras (Biblia) del Antiguo y Nuevo
Testamento. Estas escrituras fueron hechas sin error en los manuscritos originales (1ªTimoteo 3:16;  2ª
Pedro 1:20 y 21).
Creemos en un solo Dios subsistente eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo,
igualmente honrados y adorados (Deuteronomio 6:4; Mateo 28:19; Juan 1:1 y 2; 14:25 y 26;  Hebreos
1:1- 3, 8;  2ª Corintios 13:14).
Creemos que Dios - Hijo, El Señor Jesucristo: a) Se encarnó verdaderamente, siendo concebido por
el Espíritu Santo, nació de la Virgen María como hombre perfecto, sin pecado (Juan 1:14; Romanos 8:3;
Gálatas 4:4; Mateo 1:20-25; Lucas 1:35). b) Su muerte fue sacrificio ofrecido a Dios-Padre para
expiación y remisión de pecados (Romanos 4:25; 2ªCorintios 5:21;  Hebreos 9:27 y 28;  10:12 - 14).
c) Fue resucitado corporalmente de entre los muertos, tres días después de haber sido crucificado y
sepultado (Mateo 28:5-7; 1ª Corintios 15:1-8, 20). d) Ascendió al cielo, donde está sentado a la derecha
de Dios-Padre, donde ahora actúa como el todo suficiente Sumo Sacerdote y abogado de su pueblo
(Marcos 16:19-20;   Hechos 1:9-11; Hebreos 4:14-16 y 7:25;  1ª Juan 2:1-2). e) Volverá nuevamente,
personal, física e inminentemente para recibir a su pueblo para sí y establecer su reino  (Juan 14:1-6; 1ª
Tesalonicen. 4:13-18;  Lucas 1:32-33).
Creemos que la transgresión de Adán resultó en la perdición total del hombre, que , como
consecuencia es intrínsecamente malo, estando en enemistad contra Dios y así, estando incapacitado para
realizar su voluntad (Salmos 51:2-5;  Romanos 5:6, 12-19;  8:5-7)
Creemos que solamente el Espíritu Santo tiene poder para regenerar y santificar al hombre (Juan 16:8-
11;  Tito 3:4-7;  1ª Pedro 1:2).
Creemos que el pecador es justificado (perdonado) por Dios solamente por medio del ejercicio de la
Fe en el Señor y Salvador Jesucristo (Romanos 3:21-22; 2ªCorintios 5:21; Gálatas 2:16;  Filipenses 3:8-
9).
Creemos que: a) Todo justificado es nacido de Dios (Juan 1:12-13;  Santiago 1:18; 1ªPedro 1:23) b)
Todo hombre que acepta a Cristo como su Salvador, tiene vida eterna, sin posibilidad de perder ese
estado (Jn. 5:24). c) El nuevo nacimiento se evidencia por la santidad de vida, por la perseverancia del
creyente y por las buenas obras (Efésios 2:10; Tito 3:1-4; 2ªPedro 1:3-8) d) Todo creyente en el Señor
Jesucristo está bautizado en el Espíritu Santo (1ªCorintios 12:13; Romanos 8:9; Efésios 1:13-14) e)
Lenguas, interpretaciones, curas y milagros no son prueba de que alguien es bautizado en el Espíritu
Santo. El ejercicio de estos dones por hombres, no se hallan vigentes en la actualidad, y las
manifestaciones registradas en los libros del Nuevo Testamento, son una etapa de transición en el
establecimiento de la Iglesia del primer siglo. (Gálatas 3:2-14;  Juan 7:38-39). No obstante, creemos que
Dios es soberano y sus decisiones son inapelables.
Al morir el hombre, su espíritu no deja de existir ni se vuelve inconsistente (Eclesiastés 12:7;  Lucas
16:19-31;  23:43;  2ª Corintios 5:6-8).
Los muertos serán resucitados o para vida o para condenación y la bienaventuranza del justo y el
castigo serán ambos eternos (1ª Corintios 15:51-57;  Romanos 14:9-10; Daniel 12:13;  Apocalipsis
20:11-15)
10º Creemos en que debemos observar las ordenanzas de acuerdo con las Sagradas Escrituras: a) El
Bautismo (por INMERSIÓN) de los creyentes conscientes en el Señor Jesucristo, resultado de su
confesión de Fe en Jesús como Señor  y Salvador de su vida (Mateo 28:18-20; Hechos 2:41-42;  8:36-
38;  10:47-48). b) La cena del Señor compartida entre los miembros cada Domingo, sin restricciones a
los que profesan su Fe en el Señor y Salvador Jesucristo (Lucas 22:19-20; Hechos 20:7; 1ª Corintios
11:23-26) los cuales lo demuestran en su andar piadoso y recto (1ªCorintios 10:14-17; 11:27-34). c) El
uso de los dones espirituales en la congregación, con la finalidad de EDIFICAR Y DESARROLLAR a la
Iglesia de Dios, con el reconocimiento del Señorío de Cristo Jesús, el Señor.  (Romanos 12:6-8;
1ªCorintios 12:13, 14;  Efésios 4:8-16; 1ªPedro 4:10-11) Esto creemos  ¡Amén!
Sample logotype
Fundación Evangélica Misionera del Paraguay